miércoles, 9 de octubre de 2013

|Equilibrio| 13 - Rateros de toda talla.

Oseve no daba una como adivino.
Nunca.
A veces sabía alguna cosa sobre el futuro, pero cuando intentaba intervenir era incapaz de ver los resultados. Claro que se metía de todos modos, cuando le parecía que debía. Eso no había evitado que su hermana fuera secuestrada y sus padres, asesinados. Pero había salvado su propia vida, aunque no de la forma que uno imaginaría. No. Simplemente, saber que había posibilidades de un futuro, le había llevado a luchar por su vida cuando se hubiera podido rendir a la muerte.