viernes, 26 de julio de 2013

|Equilibrio| 7 - Directrices


Tal vez lo único que realmente me perturbaba era trabajar con un hombre al que conocía como asesino. Quizá no me gustaba tener que pelear por mi vida sin haber hecho nada para merecerlo. Como fuera, no había de otra, así que puse manos a la obra y comencé a hablarles sobre lo que había hecho Sofía y el efecto que había tenido.
Cuando les expliqué los propósitos de Dak, hice énfasis en las vidas que se perderían si nosotros fallábamos: gente que no había hecho nada malo, gente destinada a hacer algo bueno; adivinos confundidos, adivinos que aún no sabían que lo eran... A Gerusa le irritó un poco la charla sentimental.
Oye, Anjel...
Ángel ―corregí.
Disculpa. Como te decía, quizá esa información que nos das te parece importante, pero ¿no sería mejor que nos digas de una vez la fecha y lugar donde podemos encontrar a este Dak?
ES importante, y yo sé porqué. Déjame poner dos cosas en claro. Primero: yo sé lo que hago y sé a que ritmo debo hacerlo. Segundo: no me gusta que me interrumpan.
¿Que si fui hostil en ese pequeño intercambio de frases? No lo duden. Podía medir mis palabras, pero no modular mi tono de voz. Nada me había puesto de tan mal humor desde los días en los que no toleraba a Emilio. Y esto era peor, por supuesto. Una cosa es la envidia y otra el rencor absoluto.
Además, entre menos explique ahora ―agregué, dirigiéndome al grupo para poder controlar mi voz― menos tendré que repetir.
El comentario les extrañó, porque no faltaba nadie. Al contrario: sobraba Carmen, quien permanecía de pie lejos del grupo, pero muy atenta a la información que yo estaba proporcionando. 
Esperé a que la puerta se abriera.

martes, 23 de julio de 2013

|Equilibrio| 6 - Asignación 0125.456.112

Ya iba siendo hora de presentarme, lo cual haría de mala gana.
Mientras en el camino de los asesinos había puras rosas, ¿que me daba La Sociedad? Un inocente, una anciana, un psicópata, y el hombre más eficiente de Ogha en una situación en la que sería difícil que se concentrara.

lunes, 15 de julio de 2013

|Equilibrio| 5 - Huérfanos

No creo en la mala suerte, y mucho menos en el destino. Sé que no existen las coincidencias tampoco. El futuro es la delicada suma de un montón de variables que la gente manipula, crea y destruye en el presente. En el desarrollo de los eventos no hay misticismo, ni magia, ni más leyes que la tercera de Newton, o la Norma de Luzue si prefieren la versión más amplia y antigua.

Pero, la facilidad con la que Dak había encontrado a los gemelos, hacía parecer que estaba destinado a comenzar su “cacería de brujas”.

Destinados o no, tendrían obstáculos de sobra. De eso me haría cargo yo.

martes, 9 de julio de 2013

|Equilibrio| 4 - Dos negativas y un robo

En una región brillante y poblada sólo por plantas de colores opacos y enormes insectos con alas grises e inútiles, Sofía se puso alerta de pronto. Su repentino cambio de expresión alarmó al muchacho con el que conversaba.

La perceptiva de mayor alcance de nuestra época estaba esperando recibir visitas desagradables más tarde o más temprano y sabía reconocer el cambio causado por una persona que viajaba entre mundos hacia el sitio en donde estaba ella. En un instante se relajó y murmuró mi nombre como si estuviera harta de tratar conmigo:

lunes, 1 de julio de 2013

|Equilibrio| -- Brújulas


―¿Angelito? ―Soham llegó llamándonos a gritos, acompañada por su mamá― ¿Colocha?

Mi tía quería asegurarse de que todo estuviera en orden: comida en el refrigerador, ventanas cerradas, teléfono funcionando... esos detalles. Era la primera noche que mi hermana y yo nos quedábamos sólos. En parte, tanto mi mamá como mi tía estaban angustiadas. Y esto que todavía no nos habíamos convertido en los invocadores de problemas que podíamos llegar a ser. Aunque yo ya estaba en el camino, ¡y antes de lo esperado!.