sábado, 31 de marzo de 2012

eMdV - El Universo según Tanya

Ir a la Ficha de está historia
----------------------



Nací en una ciudad desordenada en un país pequeño pero agradable. Un rincón de un mundo donde se conoce poco sobre la estructura del universo. Claro que con el tamaño del universo, cualquier conocimiento es poco. Aquí, como en muchos mundos, ya se acabaron las épocas de héroes. La fama ha sustituido al respeto, el dinero al mérito y la televisión a los libros.
No obstante, y aunque las habilidades terráneas parezcan poco ante las de otros mundos, algunos dones nos han sido confiados: conocimiento relativo y fe. La fe es un obsequio ajeno al heroísmo humano, pero inherente a su carácter. El conocimiento es un premio que debe ganarse con esfuerzo.
Alrededor de ellos gira el valor humano. Pero el valor ha mermado con los siglos. El conocimiento se ha vuelto muy difícil y la gente ya no puede aferrarse ni siquiera a la fe.
El amor nos da una excusa para seguir con vida. Pero es sólo una excusa. Y todos lo sabemos. El amor es un sueño maravilloso mientras dura, pero todos despertamos más tarde… o más temprano. ¡Afortunados aquellos que despiertan antes de que el sueño se convierta en pesadilla!
Sé que el amor es un cuento, y eso me ha mantenido a salvo. Mis dos príncipes azules resultaron ser menos de lo que parecían. Todas las personas lo son. Cuando uno comienza a notarlo (ese punto en que los soñadores comienzan a mentirse o se decepcionan de la vida para siempre; ese punto en que los idiotas empiezan a engañar a la persona a la que prometieron amar) es porque está despierto. El sueño se acaba y hay que admitirlo. Los que sabemos que el amor no es eterno, podemos disfrutar el sueño sin sufrir con el rompimiento.
No soy una perceptiva como mi padre, pero soy lo bastante inteligente para ver las cosas cuando saltan a la vista y comprender si alguien me explica. Mi padre… ¡Como lo extraño! Pero él tiene deberes en su mundo… Estando encinta, mi madre no pudo acompañar a papá. Él no volvió. ¡Y hace más de trece años que se fue!
Mamá lo menciona para todo, así que sé tanto de él que es como si me hubiera criado. Pero no recuerdo su voz, ni su mirada… ¡No lo recuerdo ni un poquito!
Sé que él sabría lo que está pasando... Yo miro a mi alrededor y solamente sé que algo anda mal. No sé si es un eco del don que no heredé de mi padre o si únicamente soy observadora. Pero sé que algo anda mal.
Tanya, de La Tierra.




---------------------
Leer Capítulo Siguiente
(Abril 7)

2 comentarios:

  1. Nací en una ciudad desordenada en un país pequeño pero agradable.: Esto me hizo pensar en Tegucigalpa.

    Voy a leer más para saber de que se trata. Me gusta tu estilo, la manera como envuelves al lector, con una escritura simple, coherente, directa y original. Espero no contradecirme en las siguientes entradas.

    Saludos, terrícola.

    ResponderEliminar
  2. ¡Tegucigalpa! n_n

    Estaré encantada de leer tu opinión más adelante (aun si llegas a contradecirte, es bueno saber como quedan estas cuestiones).

    ResponderEliminar

Deja tu crítica.