sábado, 17 de diciembre de 2011

Contrapartes Nº10. La última muerte


Ir a la Ficha de está historia
----------------------

La última muerte.
Rubén encontró a Hayden y Alfredo en la sala principal, el primero defendiéndose como podía de dos terráneos con telequinesis y el otro a punto de declararse vencedor contra cuatro oponentes inmaduros. Rubén lanzó, con puntería perfecta, una flecha a la rodilla de Alfredo, poniéndolo inmediatamente en desventaja.
Maten al otro ―ordenó a los que atacaban a Hayden, quienes obedientemente se fueron contra Alfredo.
No debía ser difícil liquidar solo al perceptivo que asistía a Álvaro.
Lanzó una flecha que Hayden intentó evadir pero que alcanzó su brazo. Apenas habla logrado proteger su corazón. Era más de lo que él o su oponente esperaban que lograra.
Otra flecha.
¡Eso había estado más cerca! Hayden había caído al suelo y su pecho sangraba abundantemente en el punto donde sobresalía la flecha. Por supuesto que Hayden tuvo que preguntarse como sobreviviría a esto, y la respuesta fue de lo más extraña: no necesitaba hacer nada.
Un grito los distrajo. Era Rita, pero no había gritado por miedo, había sido un reflejo por caer desde el descanso de las escaleras al segundo piso. No se encontraba precisamente en ventaja, así que no intentó evitar la caída. Se dejó ir al suelo del primer piso donde cayó sin ninguna elegancia pero tampoco se lastimó.
Rubén no sabía que tanto tiempo tenía antes de que Álvaro recuperara la conciencia. Ordenó que detuvieran a Rita y él simplemente siguió en lo suyo después de usar magia para evitar que la joven usara una parte de sus pocas habilidades mágicas, al menos si luchaba sólo con magia de D'hale sus oportunidades disminuían.
Lanzó otra flecha, que Hayden esquivó por poco, y, divertido, se preparó a lanzar otra...
Pero después de escuchar un grito ahogado tras él, descubrió que no podía apuntar: su vista se nublaba, no consiguió llevar oxigeno a sus pulmones... No entendía por qué de pronto estaba en tan malas condiciones.
Hayden no sintió alivio cuando comprendió por qué no necesitaba hacer nada para sobrevivir. Entendía, a diferencia de casi todos los demás ahí, lo que estaba pasando. Rita, a suficiente distancia para que él no se decidiera a levantarse y correr hacia ella, era la otra persona que entendía.
Estaba ¿muriendo? ¿Cómo?
¿Rita lo había atacado? Volteó y trató de ver con más claridad. Dado que él había enmudecido su magia, ella no podía usar su magia sin pronunciar un conjuro y en ningún momento la había escuchado hablar. Veía muy poco a través de sus moribundos ojos, y las ideas se le iban apagando...
Pero consiguió notar que ella estaba tendida en el suelo y sintió tristeza por ambos a la vez.
Ella no se cansaba de traicionarlo.
En el octavo mundo de Grista, siendo un individuo común que anhelaba destacar y se esforzaba mucho, Rubén había nacido sin un contraparte, como la mayoría de las personas. Y, como muy pocos, un día simplemente encontró a otra persona cuyos pensamientos estaban conectados a los suyos. Tuvo que hacer algunas investigaciones, con la dificultad de que no debía revelar que él mismo “escuchaba voces”, pues no quería que la gente pensara que había adquirido una enfermedad mental y dejaran de tomarlo en serio. Bastante difícil era su situación sin eso.
Se sintió más tranquilo cuando entendió el asunto de los contrapartes.
La suya era increíblemente joven. Una niña de un mundo idealista. Rubén nunca supo si toda esa inocencia era por ser una niña o por ser de Ogha dado que en el octavo mundo de Grista, como en casi todos los Mundos Libres, era bien conocida la manera inocente de pensar del pueblo de Ogha, pero él nunca antes había conocido a nadie de por ahí.
Ella no sabía que su contraparte era tan peligroso y ambicioso. Lo amaba. Era su mejor amigo porque entendía lo que ella pensaba. Era más fácil hablarle a él que a cualquier persona. Él la amaba a ella. Básicamente por los mismos motivos. Sólo que él tenía menos gente que entendiera algo de él... y menos interés en gente así.
Para ella era un juego divertido. Para él era un escape de su diario luchar, primero en competencia por destacar entre sus iguales del octavo mundo, luego contra civilizaciones enteras en mundos vecinos. Por ese entonces, el formaba parte de grupos de invasión, donde era un miembro sin importancia en un ejército, pero aspiraba a más..
Los niños crecen y a la larga ella había podido ver lo ambicioso de su contraparte. Y había comenzado a decirle que no era necesario, había intentado hacer que él pensara como una persona de Ogha. Eso no tenía ningún sentido pero es que ella seguía siendo inocente.
La niña creció más, y desistió. Aceptó lo que él era, y probablemente no lo quiso menos pero... comenzó a ignorarlo desde entonces. Le arrebató algo fundamental cuando finalmente el lazo se fue volviendo débil y ya no se escuchaban pensar. Ella no lo escuchó planear conquistas de naciones o de mundos. Él no la escuchó volverse parte de la defensa de Ogha.
Un día, se encontró en su ruta aquel mundo y Rubén pensó que, por su contraparte, lo dejaría estar. Conquistaría otro sitio. Haría sólo esto por ella. Siguió de largo. Pero, debía estar destinado a esto, porque Ogha seguía tentándolo cuando menos lo esperaba. Y al final no pudo evitarlo y preparó una invasión.
La primera vez que Rita y Rubén se vieron, no supieron ante quien estaban. Sin embargo, estar en el mismo lugar fortaleció aquel débil lazo. Para cuando volvieron a verse, sabían con quien trataban y ambos se dieron un minuto para analizar a la persona de la que antes sólo habían oído pensamientos. Rubén sabía que debía detenerse, pues recordaba haber querido mucho a su contraparte, pero ella... Ella reaccionó muy pronto y siguió luchando por su mundo, abandonándolo a él de nuevo.
La razón para dejar en paz aquel mundo pacífico pero bien resguardado, se convirtió en motivo para destruirlo. También Rubén dejó debilitar el vínculo y para cuando Rita conoció a Hayden, esta conexión parecía no existir.
Pero existía.
Y ahora, ese nexo tan frágil le arrancaba la vida a aquel hombre.
******
En un mundo completamente distinto, un perceptivo supo exactamente lo que ocurría.
¡No debías matarla, idiota! ―bramó Luis a la nada.
Y luego pudo pensar que no tenía idea ni de donde estaba ni de como volver a casa, estaba rodeado de un pequeño grupo de delincuentes sin líder (y algunas de las personas que no tuvieron valor de oponerse a Rubén, pero que no querían participar), así que su situación había pasado de prometedora a terrible en un santiamén.

******
Álvaro abrió los ojos. Estaba en su habitación, y buscó a Rita con la mirada, pero no la encontró. Estaba demasiado dolorido como para solicitar explicaciones, así que sé resignó sin preguntas a la ausencia de su hermana.
Todo estaba a punto de empeorar: cuando alguien lo sacara de la feliz ignorancia.
Estaba con Hayden. Tampoco se preguntó que hacía Hayden en Ogha.
―De haber sabido como iba a ser todo, mejor no hubiera dicho nada sobre la otra manera ―comentó Hayden, y Álvaro percibió algo malo en la forma en que se rompió el silencio.
¿Qué quieres decir? ―preguntó.
―I ruin it!
Álvaro volvió a dedicarle esa mirada de “ya sabes que no sé inglés”, y Hayden no se disculpó pero dejó de usar ese idioma.
―No debí decírselo a ella, por lo menos. Primero tenía que hablar con ella por lo que ella sabía, preguntarle si Rubén le había dicho algo alguna vez... que sirviera ahora. Pero que matar al contraparte mata al inmortal... eso se le dije... solo porque necesitaba hablar, y ella era la única que no iba a comentártelo. Ni a vos, ni a nadie. Yo... no quería decirte y si no hubiera sido por eso...
―Entiendo que ella se avergüence, supongo ―dijo Álvaro―. Al que no entiendo es a ti. ¿Por qué no ibas a decírmelo? Está bien, ya podemos dejarlo atrás. Sé que enfurecí hace rato, cuando al fin te dignaste a soltar esa información... aunque fuera por accidente. Pero supongo que puedo dejar él enojo.
―Álvaro… Hayden no sabía como decirlo, pero era necesario y su deber, según él por tener la culpa de lo ocurrido.
―¿Sí? ―Álvaro empezaba a impacientarse... y a preocuparse, según él sin motivo― ¿vas a decirme que pasó?
―Ella... Yo iba a morir, ¿sabes? Y tú conmigo... Ella decidió detenerlo como fuera... y dejó que la mataran, sólo... bajó la guardia y cerró los ojos y dejó que pasara.
En el futuro, cada vez que evaluara esa situación, Álvaro sentiría culpa porque su primera reacción a esa noticia, fue el enojo. Incluso abrió la boca para decir “¿Es tan tonta para dejarme así?”, y pensaba en un discurso sobre como había otras posibilidades y que sólo había evitado sentirse mal ella dejándolos con la sensación de que la habían matado por culpa de él... de ellos. No llegó a decir una palabra, pues sus pensamientos se sucedieron tan rápido que antes de hablar proceso finalmente el hecho de que ella estaba muerta. Y sintió que era su culpa.
También Hayden creía que era culpa suya, aunque sólo en parte porque él no tenía nada que ver con que se armara aquel lío en un principio. Sólo hubiera querido ser capaz de cuidarse sólo para que ella no tuviera que sacrificarse. O, haberse guardado aquella información sin la cual ella no hubiera tomado una decisión tan dura. Pero, no se perdió en la culpa... no había espacio para eso. Solamente podía pensar en la ausencia de Rita.
Sobra decir que Álvaro y Hayden lloraron juntos por el costo de la victoria.
*****
Al morir Rubén, su gente había huido, y Ogha estaba salvo. Los terráneos fueron capturados porque no sabían a donde correr, aunque a Luis no lo localizaron nunca. Después de un juicio, algunos terráneos fueron encarcelados y otros regresados a su mundo.
Rita había completado la misión de ella, su padre y su hermano.
Se le dio un sitio especial a sus restos en el Bosque de los Muertos, una cueva que había estado desierta hasta que se convirtió en el cementerio de Ogha. Enterraban el cuerpo y sembraban un árbol.
Él árbol de Rita, lo plantó su padre.
Hayden y Álfredo tenían el corazón destruido, quizá sin ningún tipo de remedio, no encontraban significado alguno en el supuesto triunfo, principalmente Hayden a quien ahora no le importaba demasiado Ogha. Ambos se fueron a sus mundos de origen.
Álvaro no volvió a saber de Alfredo más que por algún chisme ocasional.
Hayden se convirtió en un contraparte bastante callado y Álvaro respetó su silencio, así que por largo tiempo tampoco supo mucho de él.
Al principio, Carmen se quedó en la Tierra y Álvaro iba verla más que nada cuando se sentía triste. Hablar con ella lo hacía sentir mejor. Pero entre más pasaba el tiempo más falta le hacía el ajetreo de la multiplicidad de mundos. Además, sentía que se pasaba la vida esperando a que Álvaro fuera a visitarla, y para una persona como ella eso era terrible. Por esas razones, tan pronto como tuvo una buena excusa para darle a su madre y a su tía, se fue a vivir a Ogha. Ahí, se dedicó a aprender: sobre Ogha, sobre el Universo Conocido y sus culturas... sobre la Sociedad. Se comprometió con Álvaro, pero en Ogha la fecha de boda suele distanciarse bastante del compromiso, así que estar comprometida tenía mucho impacto emocional... y muy poco impacto práctico.
Con el tiempo, Carmen convirtió a Rita en su heroína personal, alguien por quien no se llora porque ya hizo lo que iba a hacer y no hay nada de malo en que partiera. No compartía esa idea con nadie.
Álvaro lo manejaba diferente. El recuerdo de su hermana ocupaba un sitio especial en su memoria, seguía aprendiendo de ella a partir del recuerdo; pero la muerte de ella, era su única cicatriz, obtenida en su primera guerra.
Así funcionan la guerras, incluso las que involucran pocos individuos y las que se libran en secreto. Todos pierden algo y uno de los dos bandos pierde más. Pero a veces hay que luchar. Y eso era lo que Álvaro hacía, esa era su manera de colaborar con la grandeza y los ideales de su mundo, esos que su hermana adoptiva había encontrado fascinantes siempre.

---------------------
 Una historia más ha culminado. Sus personajes restantes podrían tener historias pendientes, eso sí.

3 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Bueno, la verdad es que sí que me había olvidado un poquito de ti. Lo siento mucho!! Pero, WOW! Esto es genial! El nuevo aspecto del blog es FABULOSO!!!! Me encanta, de verdad. Ahora tú tienes que aconsejarme a mi, jajjaa. Ahora no tengo mucho tiempo, pero en cuanto lo tenga volveré a leerlo todo, si?

    Besazos,

    Cali, de Nubes de Verso.

    P.D.: Te importaría decirme cómo has puesto eso de "Entradas", "Topics", "Followers" y etc. con ese marco tan chulo???? ¡Muchas gracias! :)

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, si quieres pasarte por mi blog-directorio y cubrir el formulario estaré encantada de reseñar tu blog-novela, si quieres. Tendrás que esperar un poquito porque tengo una pequeña cola por los exámenes y eso, pero cuando pueda la haré!

    Un beso,

    Cali.

    ResponderEliminar
  3. Hola, vengo a felicitarte por tu continuación en la historia enlazada, no vi el enlace en facebook así que pasé por el foro. Dejaré también mi impresión en el muro del grupo para que se enteren!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar

Deja tu crítica.